10 claves para diseñar exposiciones que impacten al público

O de cómo diseñar una museografía atractiva…

1 de febrero de 2017

El primer factor que debe tener en cuenta el diseñador de una exposición es muy sencillo: si visitamos una exposición es porque nos interesa.

Por lo tanto, en la mayoría de los casos este primer factor lo tendríamos asegurado, y lo que tenemos que hacer a partir de ese momento es como mínimo no defraudar las expectativas generadas, y como máximo aspirar a sorprender a nuestro público, mejorando sus expectativas.

Veamos 10 estrategias clave, para conseguir fascinar a nuestro público:

EMOCIONA EL VISITANTE

Stroytelling o el arte de contar historias.

En general no leemos largas masas de textos con datos y más datos, a la tercera línea el visitante ya ha desconectado.

Cautiva su atención con historias intrigantes y situaciones con las que pueda empatizar… como por ejemplo contando una historia real del pasado.

Un mismo mensaje puede ser transmitido de muchas formas. Personalmente me fascinan las biografías de los artistas porque en ellas siempre se encuentran hechos muy interesantes que contar, anécdotas o situaciones cotidianas en las que el visitante se puede identificar.

Entrevista a Isabel Steva “Colita” en la que cuenta anécdotas sobre las fotografías que realizó a artistas del flamenco a partir de los años 60, y que se exponen ahora en el Palacio de Carlos V en la Alhambra de Granada, del 26.1.2017 al 6.5.2017, en una muestra titulada “Colita Flamenco. EL viaje sin fin”.

MENOS ES MÁS

No sobrecargues la exposición con textos, colores u objetos escenográficos innecesarios. Una exposición es esencialmente un “hecho visual” que debe acompañar a las obras de arte y ser atractiva, de una forma sencilla y directa, pero discreta.

Simplificar no es tarea fácil, eliminar todo lo que no contribuye a la claridad expositiva tampoco… no obstante es el camino a seguir.

“Si el camino es difícil, es porque caminas en la dirección correcta”

– Abel Azcona –

DIALOGA CON PÚBLICO

A las personas nos gusta dialogar y por lo general no nos gustan los monólogos, salvo que vayamos expresamente a asistir a uno.

De hecho, ¿como nos sentimos cuando estamos con una persona que solo habla de ella y a la que no le interesa nuestra opinión?

¡Evita los monólogos!

¡Busca la manera de dialogar con el visitante!

Haz preguntas e intenta dialogar con el visitante a lo largo de la exposición. También puedes realizar encuestas en las que pides al publico que exprese su juicio sobre lo que ha visto, y finalmente ten en cuenta su opinión.

SORPRENDE

Otra exposición aburrida… no por favor!!

El interés del público es bastante menor cuando ya se sabe lo que va a pasar.

Si somos capaces de sorprender a nuestros visitantes, cautivaremos su interés y el feedback será positivo. Y ya sabemos lo viral que puede llegar a ser el boca-oreja, real o virtual como por ejemplo en las redes sociales.

PONLE RETOS

Los retos siempre han sido un elemento motivador.

No es un tema sencillo con el que enfrentarse, pero en algunos casos se puede interpretar la museografía como un espacio “lúdico” donde se proponen retos que el visitante debe ir descubriendo.


NO PIERDAS DE VISTA EL OBJETIVO

Información, conocimiento o emoción, entretenimiento o inspiración. Cada visitante busca algo distinto cuando visita una exposición y es posible que sus impresiones al terminar las visita reflejen sensaciones distintas a las expectativas que tenía al comienzo. A tal propósito sería muy interesante realizar encuestas para medir si hemos conseguido nuestros objetivos.

Es muy importante, en este sentido, definir nuestros objetivos con claridad, escribirlos y revisarlo periódicamente a lo largo del proceso de diseño de la exposición, para que nunca perdamos de vista el rumbo que nos hemos marcado.

ENTORNO AGRADABLE

La museografía acompaña el discurso expositivo y tiene que hablar en el mismo tono, todo lo que se aleje de esta situación ideal, desentonará.

Un entorno bien diseñado, correctamente iluminado, realizado con materiales y colores que transmitan sensaciones acordes a la filosofía del discurso expositivo facilitará la comprensión y se percibirá como parte de un único conjunto.

La museografía no debe ser la protagonista, es la escenografía que acompaña las obras y que como una caja de resonancia su deber es amplificar las sensaciones que el artistas pretende transmitir.


ELEMENTOS MOTIVADORES

A la hora de introducir objetos museográficos, en nuestras exposiciones, hagamos que sean, en la medida de lo posible, elementos motivadores. La curiosidad es el gran motor que mueve al ser humano. Permitamos que el momento de la visita se convierta en una experiencia de aprendizaje, de disfrute y en un recuerdo duradero.

¿Pero cómo conseguirlo?

10 – 20 – 90

¿Conoces la teoría del 10 – 20 – 90?

Nos dice que el aprendizaje basado en el conocimiento experiencial, es decir en el conocimiento que se adquiere a través de las experiencias reales o simuladas, es más rápido, profundo y por lo tanto más duradero… y estrechamente ligado al mundo de la realidad virtual y las nuevas tecnologías.

Escuché este concepto desarrollado por primera vez en un TEDx súper inspirador del artista Zenka, en el que expone lo siguiente:

“El mundo empezó almacenando datos que se han ido ordenando en información útil. Dicha información se ha ido recopilando en las historias, los libros y en internet. Pero ahora, con la realidad virtual somos capaces de convertir la información en conocimiento”.

Tras dos semanas, nuestro cerebro solo es capaz de recordar el 10% de lo que hemos leído y el 20% de lo que hemos oído, pero en cambio, puede recordar el 90% de lo que hemos hecho o experimentado“.

“WITH VR, LEARNING CAN BE FASTER AND DEEPER”

NUEVAS TECNOLOGÍAS

“Como mejor aprendemos los humanos es haciendo, y las nuevas tecnologías nos lo permiten. [Cuando interactúas con la realidad virtual] tu cuerpo y tu mente sienten, como si fuera real, y en efecto lo es”.

“Es una nueva realidad

-Zenka – traducción Stefano Ferrario

Realidad y Virtual son dos palabras que  juntas, despiertan interés por si solas, aunque tenemos que cuidar el uso que hagamos de ellas. Las tecnologías digitales pueden ser de gran ayuda a la comprensión, la difusión y el entretenimiento siempre y cuando tengan sentido. Siempre y cuando aporten valor a la propuesta.

La realidad virtual ya ha sido rebautizada en algunos foros de expertos, como la “máquina empatica” por su potencial compasivo a la hora de enfatizar determinados estados de ánimo, al igual que su capacidad para generar “arte sobre el arte”.

Piensa primero en tu reto, en lo que quieres conseguir y solo después escoge una tecnología, todas … o ninguna.


Gracias por leer este post, puedes dejar tu comentario abajo y recuerda… nos vemos pronto con más tecnología y cultura.

Si te ha gustado lo que has leído, suscríbete y recibirás un correo en tu bandeja de entrada cada vez que publique un nuevo post